¡Quiero volar, quiero volar!
Me duelen los pies de tanto andar por el piso
y las rodillas.
No tengo alas, entonces, ¿cómo hago para despegar?
La intención es lo que cuenta,
pase usted, tome un número, agarre impulso
el cielo está bien arriba y del suelo…
del suelo no paso.

Click Entre Vigilias e Insomnios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *